17 abril 2007

La herencia.

El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Sevilla culminará la legislatura exprimiendo al máximo la capacidad legal de endeudamiento que le permite la legislación vigente. Alfredo Sánchez Monteseirín y su gobierno han aprobado la solicitud de un nuevo préstamo por un montante de 30 millones de euros, con lo que la situación financiera del Ayuntamiento queda a una décima y media del límite, lo que obligaría, de llegar a esa cifra, a la intervención de las cuentas municipales por parte del gobierno andaluz. Actualmente, la deuda municipal supera los 600 millones de euros. Es la herencia que Monteseirín vá a dejar al próximo alcalde, y al próximo gobierno municipal sea cual fuere su signo politico. Con todo, los que vengan, no tendrán capacidad financiera para acometer proyectos más allá de los presupuestos municipales, afectados como no podria ser de otra manera por los pagos mensuales a los bancos y cajas de ahorros, intereses incluidos. Llegados a este punto, no vendría nada mal que el alcalde y su gobierno explicaran a los sevillanos por qué se ha llegado a esta situación y, sobre todo, que cuenten en qué se ha gastado tan ingente cantidad de dinero y para qué han servido tantos créditos y prestamos bancarios. ¿ No han sido suficientes los multimillonarios presupuestos municipales? Estamos ante el problema de siempre en este Ayuntamiento. No duele el dinero público. Tiran con pólvora ajena y el que venga detrás, que arree. La situación es tan tremenda que las deudas que acumula Monteseirín y su equipo, la tendrán que pagar no los actuales sevillanos, que también, sino las próximas generaciones de ciudadanos. Sólo sabremos qué se esconde bajo las alfombras y moquetas del Ayuntamiento si los sevillanos votan a un gobierno distinto al que representa el PSOE. Entonces veremos que hay y con qué instrumentos podrán trabajar los elegidos. Si los sevillanos quieren, nos enteraremos, si no, pues tendremos otra ración de cuatro años de más de lo mismo.

1 comentario:

Ishbiliya dijo...

Aquí está todo estudiado, o poco falta.
Los socialistas lo saben bien, y lo usan tan magníficamente como la publicidad.
Cuando lleguen otros, se encuentren el agujero, y actúen en consecuencia, legará el momento del ataque.
Esto es, paralizan la oferta pública, el despilfarro, etc… y serán carne de prensa (La adepta) para cuestionar al gobierno entrante.

Frases como: “Veis, con nosotros salían plazas a concurso” y otras similares, saldrán de la boca de las culebras, para justificar lo injustificable.

Son maestros de la mentira, los abusos, despilfarro, tropelías, etc...
Pero hay que reconocerlo, la propaganda la manejan de arte. Eso, unido a la ignorancia intrínseca de esta Tierra, hace que florezcan como cardos.
Estos día, como están en el gobierno central, autonómico y local, aquellos con los que trabajo a diario, callan. No existe la crisis, ni el paro, ni nada de ná. Callan.
Cuando cambien las tornas, los tendremos todo el día poniendo pegas a quien llegue. No falla.

Es lo que hay, lo que no merecemos o yo que sé. Pero sin duda lo que nos queda, hasta sabe dios cuando.